Eterno no olvido

Eterno no olvido

 

Todavía ves

su trenzada, lustrosa cabellera,

una mano que procura la tibieza de una mano,

ojos que miran confiados

en el rostro lleno de miedo de una niña,

puesto que,

arrancada con violencia

y despojada de su humanidad,

se fue a solas

hacia el fin de la vida.

 

© 2016 Barbara Kobos Kaminska All Rights Reserved